Seleccionar página

1950-1967

La ciudad de Mula, además de ser uno de los lugares para los que realizó gran número de trabajos y el lugar de origen de uno de sus más queridos discípulos, fue también la patria chica de la que sería su esposa Dª Encarnación Ortega Ibáñez, a la que conoció cuando realizaba el retablo mayor de la Parroquial de Santo Domingo de Guzmán.

Contrajeron matrimonio el 7 de Febrero de 1.951 y la nueva familia se instaló también en Cieza en la planta superior de la casa paterna.

Ese mismo año se diseñará el nuevo paso del Santo Sepulcro, para la Cofradía de la Oración del Huerto de Cieza, que no se verá completado hasta1.966.

En 1.952, coincidiendo con el nacimiento de su hija mayor Mercedes, hace , entre otras obras, el retablo de la capilla del Colegio Madre del Divino Pastor, el de Santa Lucía en la Parroquia de San Joaquín y un Ángel Triunfante para la cofradía de La Oración del Huerto, todas ellas en Cieza.

Otra de sus obras más significativas, el trono para el patrón de Cieza San Bartolomé, lo realizó por encargo del Ayuntamiento en 1.954,año del nacimiento de su segunda hija, Chencha. También en ese año proyectó un soberbio trono para San Vicente del Raspeig ( Alicante ), que luego ejecutará u artesano alicantino.

La cofradía de Nuestro Padre Jesús de Cieza la encarga un trono para Mº Salomé, que desfilará en 1.956 siendo una admirable obra, tanto por su original y estudiado diseño como por la belleza y barroquismo de sus tallas.

Ese año también talla en madera a tamaño natural el titular de la Parroquia de San Juan Bautista de Archena.

Durante los veranos y hasta 1.958 continuaba con la realización el retablo en el Santuario de Mula, trasladándose allí el taller y la familia. Durante ese último verano nació su tercera hija Carmen.

Es en esta etapa cuando el taller instalado en la casa familiar se queda pequeño y es trasladado a una calle prolongación de la de la vivienda, que en la actualidad lleva el nombre de Escultor Manuel Carrillo García, al declinar Manuel Juan, generosamente, en su padre, el honor que el Ayuntamiento le hizo, de poner su nombre a la calle del taller.

Salen durante ese período muchas obras del taller de Carrillo, iniciando incluso la exportación de algunas a América. Se trataba de altos y bajorrelieves de tipo ornamental y con motivos tanto religiosos como profanos. También es un altorrelieve de esos años, el de Santa Ana enseñando a La virgen que se encuentra en el Colegio Público D. Antonio Buitrago de Cieza.

En el año 1.966 se completa por fin el grupo escultórico más completo y representativo de la obra de Carrillo, El Santo Sepulcro, con la realización de un nuevo Cristo Yacente de gran belleza y un pequeño ángel a los pies, en actitud sobrecogida, retrato de su segunda hija.

Ese año también talla en madera a tamaño natural el titular de la Parroquia de San Juan Bautista de Archena.

Durante los veranos y hasta 1.958 continuaba con la realización el retablo en el Santuario de Mula, trasladándose allí el taller y la familia. Durante ese último verano nació su tercera hija Carmen.

Es en esta etapa cuando el taller instalado en la casa familiar se queda pequeño y es trasladado a una calle prolongación de la de la vivienda, que en la actualidad lleva el nombre de Escultor Manuel Carrillo García, al declinar Manuel Juan, generosamente, en su padre, el honor que el Ayuntamiento le hizo, de poner su nombre a la calle del taller.

Salen durante ese período muchas obras del taller de Carrillo, iniciando incluso la exportación de algunas a América. Se trataba de altos y bajorrelieves de tipo ornamental y con motivos tanto religiosos como profanos. También es un altorrelieve de esos años, el de Santa Ana enseñando a La virgen que se encuentra en el Colegio Público D. Antonio Buitrago de Cieza.

En el año 1.966 se completa por fin el grupo escultórico más completo y representativo de la obra de Carrillo, El Santo Sepulcro, con la realización de un nuevo Cristo Yacente de gran belleza y un pequeño ángel a los pies, en actitud sobrecogida, retrato de su segunda hija.